imagen

¿Cómo puede afectar el cáncer a nuestra vida?

Emoción y cáncer

El diagnóstico de cáncer puede generar un amplio espectro de emociones y reacciones que pueden ir variando a lo largo del proceso de enfermedad. Es posible distinguir distintos momentos en cuanto a tipos e intensidad de emociones. Se consideran instancias de mayor intensidad emocional: momento del diagnóstico, inicio de los tratamientos, fin de los tratamientos y/o desvinculación del centro de salud, seguimiento y recidiva.

Asimismo, habrían momentos de menor intensidad y más estables a nivel emocional que se podrían definir como “periodos valle”. Éstos refieren a los lapsos de tiempo en los que no hay eventos demasiado significativos relacionados con la enfermedad (como momento del diagnóstico o seguimiento), o en los que no se experimentan señales tan explícitas acerca de ésta (paciente asintomático o con buena tolerancia a los tratamientos).

Algunas de las reacciones emocionales y/o sentimientos más comunes durante el proceso de enfermedad son: miedo, tristeza, angustia, incertidumbre, rabia, culpa, estado de ánimo bajo, desesperanza, entre otros. En la mayor parte de las situaciones no se desarrolla una psicopatología propiamente tal, pero suele surgir sintomatología psicológica/emocional que, si es atendida, puede ayudar a mejorar la calidad de vida de la persona en tratamiento, y prevenir un trastorno psicológico más severo.