imagen

Cuidados paliativos

Los cuidados paliativos se entienden como el enfoque de tratamiento orientado al cuidado total y activo de las personas que padecen una enfermedad irreversible, progresiva y/o en una fase de terminalidad, como por ejemplo: cáncer, demencia, insuficiencia cardiaca, renal o hepática, o enfermedades neurológicas.

Los objetivos fundamentales de los cuidados paliativos son proporcionar bienestar y la máxima calidad de vida posible al paciente, familiares y allegados.

grafico

El cuidado total hace referencia al abordaje holístico de la persona, donde se presta especial atención al control del dolor y los síntomas presentes, tornándose además centrales, los aspectos psicológicos, sociales y espirituales. Por eso, los cuidados se van adaptando en base a los progresivos cambios de las necesidades individuales de la persona, más que al plazo de supervivencia esperada.

Son cuatro los conceptos básicos en esta especialidad:

Sufrimiento

Toda amenaza percibida por una persona, ya sea de origen social, psicológico, espiritual o físico, que le provoque malestar por el sentimiento de impotencia de no poder hacerle frente, responde a la definición de sufrimiento. Es importante considerar que sufrimiento y dolor (que atañe a daño físico) no son sinónimos, pues no todas las personas que sufren tienen dolor y no todas a las que le duele algo, sufren.

Autonomía

Concepto que se presupone para todo ser humano, y que refiere a la importancia de dar valor a las opiniones y consideraciones de las personas. Implica la posibilidad de que un individuo pueda actuar según sus objetivos personales, en relación a las decisiones que pueda ser necesario tomar en cualquier momento y circunstancia a lo largo de su vida, a excepción de cometer acciones que sean perjudiciales para otros.

Necesidades espirituales

Hace referencia al bienestar psicoespiritual como una experiencia subjetiva que incorpora salud emocional y preocupaciones acerca del sentido de la vida, valores y significado existencial que todo ser humano busca. La espiritualidad es entendida como un conjunto de actitudes, creencias, sentimientos y prácticas que pueden estar relacionadas o no, con la religiosidad.

Duelo

Es la reacción ante la pérdida de algo o alguien que la persona considera significativo para ella. Por ejemplo, la partida definitiva de los hijos del hogar de origen, la pérdida de bienes materiales, el fallecimiento de un ser querido o la pérdida de la salud.
El duelo se considera como una reacción normal y no como un trastorno mental. Sería necesario para restablecer el equilibrio psicológico. La adaptación a la nueva realidad, en la que aquello que era importante ya no está físicamente presente, puede requerir de atención psicológica especializada dependiendo de las características de personalidad, entorno, tipo de apoyo socio-familiar y de pérdida experimentada.

«El duelo es tan natural como llorar cuando te lastimas, dormir cuando estás cansado, comer cuando tienes hambre, estornudar cuando te pica la nariz. Es la manera que tiene la naturaleza de sanar un corazón roto.» (Doug Manning).