imagen

Tratamientos en oncología

Son los especialistas los que, en atención a cada caso, determinan la mejor modalidad de administrar los tratamientos para que sean más efectivos. Dependiendo del momento y orden en el que éstos se ejecuten, se diferencia entre:

Tratamiento Neoadyuvante

Primera modalidad terapéutica que se aplica en el tratamiento oncológico, con la finalidad de disminuir el tamaño del tumor para facilitar la cirugía posterior.

Tratamiento Adyuvante

Modalidad terapéutica que acompaña a un tratamiento previo considerado principal, con el objetivo de disminuir la probabilidad de recaída. También llamado coadyuvante.

Tratamiento Concomitante

Es la terapia local y sistémica que se administra a la vez que otra, con el fin de mejorar los resultados de cada terapia por separado.

Modalidades Terapéuticas

Hormonoterapia

Las hormonas pueden influir en el crecimiento de ciertos tumores. En el caso del cáncer de mama, los estrógenos y la progesterona (hormonas femeninas) pueden incidir en la proliferación de las células tumorales. Asimismo, la testosterona (hormona masculina) facilitaría la reproducción anómala de las células en la próstata.

La hormonoterapia aplica fármacos con el objetivo de inhibir tales hormonas, y así controlar el avance del cáncer de mama o de próstata. La vía de administración es oral o subcutánea.

Inmunoterapia

Tipo de tratamiento que busca estimular el sistema inmunológico para que pueda reconocer y suprimir las células cancerosas.

Cirugía

Procedimiento médico en el que se manipula de modo mecánico las estructuras anatómicas con una finalidad diagnóstica, terapéutica, pronóstica o preventiva (profiláctica).

La cirugía continúa siendo en la actualidad el método terapéutico más frecuente en el manejo de la mayoría de los enfermos con cáncer.

Quimioterapia

Tipo de tratamiento que emplea fármacos en el abordaje contra las patologías neoplásicas. Estos buscan impedir la proliferación de células cancerosas, provocando una alteración en el ciclo de reproducción celular.

Los medicamentos utilizados se denominan: citotástico, citostático o citotóxico (agente o proceso que al ser dañino para las células, produce su muerte). Las dosis administradas dependen del nivel de afectación que se busca generar a la célula. Las vías para la administración son oral (píldora) e intravenosa.

Radioterapia

Es una de las técnicas más utilizadas en las que, mediante la radiación, se destruyen las células tumorales a nivel local o loco-regional (cuando se incluyen los ganglios próximos al tumor). Es decir, se centra en el área afectada y la dosis y el tiempo de administración dependen del objetivo definido. Existe la radioterapia interna y externa:

Externa: es la más utilizada y la radiación proviene de una máquina muy precisa, sometida a numerosos controles periódicos, que sólo emite radiación cuando está activa.

Interna (braquiterapia): es la modalidad de radioterapia que consiste en la introducción del material radiactivo en el interior del organismo de la persona, emitiendo radiaciones a corta distancia.

Trasplante de Médula Ósea (TMO)

Tratamiento que se aplica en ciertas tipologías de cáncer como leucemias (conocidas como cáncer de la sangre) y linfomas (ganglios linfáticos) que consiste en la reinserción de células madre (células “inmaduras” ubicadas en la médula ósea que son importantes para producir las células de la sangre) en el organismo.

Tras aplicar quimioterapia a altas dosis, para entrar en “fase de remisión” de la enfermedad, se extraen células madre sanas de la médula y se guardan para, en una segunda instancia, transfundirlas al paciente. Estas células se pueden obtener del mismo paciente en fase de remisión o de otra persona compatible y sana.

La indicación de este tratamiento pretende disminuir el riesgo de recaída, prolongar la supervivencia y posibilitar la curación en un gran número de casos.

Síntomas físicos y tratamientos

Los síntomas físicos más comunes asociados a los tratamientos oncológicos en general son:

Alteración de gusto y olfato Náuseas/vómitos
Ansiedad (inquietud física) Alopecia (caída del pelo)
Astenia (fatiga) Estreñimiento
Anorexia (pérdida del apetito) Diarrea
Mucositis (inflamación y ulceración de la membrana del sistema gastrointestinal) Disminución apetito
Parestesias (sensación de hormigueo, adormecimiento, acorchamiento, etc) Xerostomía (sequedad de la boca)
Dolor Cambio del tono de la piel